domingo, 7 de junho de 2015

A gente que se deixa manejar por gente assim, corre o risco de se sabotar a si própria!...


"Com a nossa direcção, já deixámos de ser um clube de sportinguistas de primeira e de segunda. Temos de mudar o nosso discurso, a nossa filosofia de ambição, de deixar de ter medo de sofrer para abrir o coração às alegrias das vitórias. A toda a recuperação financeira e desportiva dos últimos dois anos, os rivais avançam com manobras de bastidores para desestabilizar. O inesperado, ou talvez não, são alguns dos porta vozes dessa campanha como Dias da Cunha, José Roquette, Isabel Trigo Mira, Vasco Lourenço, Pires de Lima, Abrantes Mendes, Rui Barreiro, entre outros. [...]

Uma prova de inteligência ou de burrice são os inimigos que se escolhem na vida. Este clube sofre de uma automutilação crónica. Para alteramos isso, o remédio é difícil, mas identificado: há que terminar a auditoria e responsabilizar quem se deve; nunca vergar o clube a quem se alimentou durante décadas; afastar sem hipocrisias quem se alimentou do clube e ser campeão não apenas só de vez em quando, os 'eternos perdedores e submissos' do clube. [...]

Uma vez mais demonstrámos que a tão apregoada diferença e vantagens de ser um clube de elites se resumia a um clube de falsas moralidades, cheio de pessoas a servirem-se do clube e não a servir o clube, cheio de invejas e perdedor. A história, como sempre, fará justiça. [...]

Quanto a mim, apenas quero criar as condições para que o Sporting alcance a tão merecida glória que já foi sua e foi perdendo, pois a glória dá trabalho, obriga a desgaste, a conflitos e a pôr o Sporting acima de nós próprios. E isso, como diriam os antigos dirigentes do clube, é uma chatice e muito aborrecido."
(Bruno de Carvalho, no Núcleo de Alenquer, in Record)

Ou eu estarei a perder qualidades intelectuais e não terei compreendido népia da mensagem de Bruno de Carvalho ou, desta vez, terei de estar em absoluto de acordo com o que disse no Núcleo Sportinguista de Alenquer.

E não digo mais nada, pelo respeito que ainda vou tendo - só não sei até quando! - pelo passado de quase todas as "figuras notáveis" que apontou.

Mas apetece-me reflectir sobre um texto de Marta Jiménez Serrano, publicado há pouco mais de um ano:

Las 10 cosas que la gente arrogante siempre piensa

"Todos pensamos a lo largo del día un montón de cosas que no decimos por educación, por respeto, por corrección e incluso por pudor. ¿Quién no ha sonreído mientras pensaba para sus adentros: “menudo imbécil”?

Sin embargo, aunque esta sea una actitud generalizada y casi inevitable, Mike Bundrant considera que en el caso de la gente arrogante es aún más acusada, y que si pudiéramos escuchar lo que dicen les odiaríamos aún más. Así, si los presuntuosos dijeran lo que piensan en cada momento, hay diez cosas que pronunciarían sin dudar, según opina Bundrant:

1. Para empezar, yo soy yo y tú eres tú. No tendría por qué explicar nada más, pero sigamos con la lista de todos modos

2. No tienes ni la más remota idea de lo que supone ser yo. No sabes todo lo que me ha pasado, así que no tienes ningún derecho a juzgarme. En consecuencia, tu opinión es totalmente irrelevante y no tienes argumentos morales para sugerir que tú eres tan válido como yo.

3. Me siento superior a ti, ¿sabes? Y si yo lo siento, es evidentemente cierto y hay razones de peso para que así sea.

4. Cuando haces alguna estupidez, me fastidia. ¿Quién eres tú para juzgar si algo debe molestarme o no, o cómo debo sentirme? No disfruto enfadándome, pero no lo puedo evitar si tú eres tan idiota. Como cuando no estás de acuerdo conmigo, por ejemplo…

5. Cuando la lío, no es mi culpa. Mis errores –soy muy consciente de que cometo errores, nunca sugeriría que soy perfecto– ocurren porque yo no fui bien educado por mis horribles padres. La gente me ha estado fastidiando durante toda mi vida. Sin embargo, cuando tú la lías lo haces intencionadamente, sabiendo que haces algo que es moralmente incorrecto. Por lo tanto, yo soy inocente y tú eres malvado.

6. Cuando yo hago algo que te molesta, tengo mis razones. Cuando tú haces algo que me molestas, no tienes más que excusas. ¡Es inaceptable! ¿Podrías responsabilizarte, por una vez…?

7. Nunca eres capaz de ver mi buena intención, todo lo que haces es criticar. Ni siquiera debería pasar tiempo contigo, porque yo necesito gente que me apoye, no que me critique. Por favor, modifica esa actitud tuya tan negativa.

8. Ah, y además tú nunca aprecias lo que yo hago. Como el otro día, que recogí la ropa sucia del suelo de mi habitación. ¡Me habías estado dando la lata con eso tanto tiempo…! No sabes lo que me molesta que se me interrumpa por cosas estúpidas como hacer la colada. ¿A quién le importa? Yo tengo cosas importantes que hacer en mi vida. En cualquier caso, recogí la ropa finalmente, y tú ni siquiera lo celebraste.

9. Cuando intentas convencerme de algo, siempre terminas mirándome perplejo, como si no te pudieras creer lo que estás escuchando. Pues bien, no te lo puedes creer simplemente porque no lo entiendes. Supongo que a cierta gente la lógica le supone un esfuerzo demasiado grande.

10. Cuando finalmente claudico y demuestras que tienes razón y que yo estoy equivocado, me sumo en un agujero negro de desesperación y tengo ganas de volverme loco y destruir cosas. Si realmente estaba equivocado, es por algo sobre lo que no tengo ningún control ni ninguna culpa.

Si conoces a alguien así, sabrás que es imposible discutir con este tipo de personas. Son incapaces de razonar y derivan en actitudes pasivo-agresivas. Ya sabes lo que van a decirte incluso antes de empezar la discusión.

Aunque parezca imposible, la gente puede ser así de difícil de tratar. Según Bundrant, es bastante común. Y opina que la gente que se deja manejar por gente así está sometiéndose a una suerte de auto-sabotaje, porque todas las consecuencias de tratar con gente arrogante son negativas para nosotros.

Así, debemos intentar evitar a este tipo de personas, porque aunque nos parezca que está en nuestra mano cambiar a los demás, la mayoría de las veces eso no es posible, y lo único que conseguimos es hacernos daño a nosotros mismos, dice Bundrant.

Por mim, concordarei sem dificuldade com Marta Serrano e, naturalmente, com o pai da ideia, Mike Bundrant...

A gente que se deixa manejar por gente assim, corre o risco de se sabotar a si própria!...

Leoninamente,
Até á próxima

Sem comentários:

Enviar um comentário

PUBLICIDADE